La historia y los orígenes de Costa Rei

¿Cómo nació Costa Rei? ¿Quién construyó el Costa Rei? ¿En qué años se construyó el Costa Rei?

Costa Rei y su playa de arena blanca rodeada de matorrales mediterráneos y naturaleza salvaje, permanecieron aisladas y casi desiertas, pobladas sólo por pastores que llevaron a los animales a pastar hasta principios de los años sesenta.

En 1962 un joven belga de veintidós años, originario de una ciudad cercana a Aversa, se enamoró de este lugar incontaminado con su mar cristalino y vinculó su destino con él, su nombre era Guido Van Alphen.

El padre de Guido era propietario de una agencia inmobiliaria en Bélgica, pero el negocio en ese momento no iba bien debido al alto precio de la tierra debido a la inversión de muchos colonos que regresaron del antiguo Congo belga.

Se enteraron de que el rico empresario Aga Khan compró en ese momento hectáreas de tierras costeras abandonadas en Gallura.

Llegaron a Cerdeña cuando Marcel Stoffelen, un antiguo colono belga que poseía unos terrenos, decidió venderlos y vino a visitar la isla en busca de compras interesantes.
El padre de Guido envió a su hijo en 1962 junto con Stoffelen para evaluar las inversiones adecuadas para buscar en toda Cerdeña, con dos millones de liras de la época equivalentes a unos 40 mil euros en la actualidad.

Salieron de Bruselas con destino a Génova en su BMW 1500, en barco a Porto Torres, haciendo escala en Alghero, que era considerado la puerta de entrada al turismo sardo,
fueron a Bosa pero no encontraron lo que buscaban.

Todo lo que quedaba entonces era descubrir la parte sur de la isla cerca de Cagliari donde, gracias a su contacto, el agrimensor Pietro Valerio, que conocía los lugares más bellos del sureste y las familias de pastores de Barbagia, que eran entonces los únicos terratenientes de la costa sureste.

Buscaron en la parte occidental del Golfo de los Ángeles con Santa Margherita di Pula y luego continuaron hacia el este hasta Villasimius, que era sólo un pequeño pueblo de pescadores y carboneros.

Los precios del terreno no fueron tan favorables como pensaban y fueron acompañados por otro profesional, Solinas, que aconsejó visitar la muy interesante tierra de la localidad de Muravera con vistas al mar.

El camino para llegar era muy exigente, no asfaltado, completamente blanco.
Salieron de Villasimius y llegaron a un cruce que conectaba Castiadas con el mar, tuvieron que parar el coche y seguir a pie por un camino por donde pasaban los bueyes.

Usado guido van alphen 1962
Subieron una colina en medio del verde llamado “Monte Turnu” y abrieron sus ojos a “un espectáculo increíble”.

Ese Monte Turnu era el guardián de una interminable playa blanca que terminaba en un mar de color turquesa cristalino que continuaba hasta la otra montaña llamada “Capo Ferrato”.
En medio de esta extensión de arena y matorral mediterráneo se encontraba el “Monte Nai” que dominaba toda la zona.

También había un estanque llamado “Piscina Rei” y una pequeña colina llamada “Sa Punta Rei”.

El nombre estaba decidido: COSTA REI.
La pareja belga no podía saber que esa zona costera rodeada y protegida por esa exuberante naturaleza fue descubierta y habitada por poblaciones neolíticas sardas 5000 años antes.
Prueba de ello son los 22 menhires en Piscina Rei que datan de la cultura Ozieri (3200-288 a.C.) y que atestiguan que el lugar era considerado mágico.

Fui yo, entonces, quien le dio a ese territorio el nombre de Costa Rei. Un par de años más tarde fue utilizado por primera vez por el Patronato Provincial de Turismo de Cagliari.

Era la primavera de 1962, la naturaleza era la amante y todo estaba intacto.
Guido expresó su interés en unas 80 hectáreas de tierra que pertenecían a dos familias de Villagrande Strisaili (Demurtas y Mighela) que bordeaban Capo Ferrato y ocupaban más de un kilómetro de costa. Se compraron a 200 liras por metro cuadrado por un total de 160 millones de liras.

Por lo tanto, Costa Rei costó 160 millones de liras en 1962.
Para emular el Aga Khan y su Costa Esmeralda, sin embargo, se necesitó mucho dinero y luego financieros. Para nacer Costa Rei necesitaba todas las obras de urbanización y servicios esenciales. Van Alphen quiso comprar el terreno por adelantado con los dos millones y luego comenzó a vender los primeros lotes para pagar a los propietarios.

Entonces encontró otros dos socios: Eddy Schillemans que tenía la intención de construir un hotel (que más tarde se convirtió en la VILLA REI) y Frans Verhoeven que quería construir un pueblo turístico.

Así nació la “COSTA REI SPA”.
Después de 3 años, en 1965, el hotel y algunas villas, un bar con piscina de agua de mar, estaban listos. La “Villa Rei”, fue la primera instalación turística construida en la costa.

Con las empresas, también llegaron a Costa Rei las obras de un joven arquitecto belga, Eric Balliu, ganador del prestigioso Premio Roma Architettura, que había decidido poner a prueba su talento y creatividad en Costa Rei. Fue Eric Balliu quien concibió el diseño de las primeras Villas, perfectamente integradas en el entorno, realizadas con techo plano y cubiertas de tierra para poder cultivar un jardín. La idea, que ahora es muy actual, nació con la intención de hacer invisibles los edificios dentro del Mediterráneo, para no estropear de ninguna manera el paisaje salvaje y evocador que se presentaría a los primeros huéspedes de Costa Rei.

Debido a la burocracia italiana, que ya entonces desempeñaba un papel fundamental, por desgracia, nunca llegó la financiación deseada y luego los dos socios Stoffelen y Verhoeven se establecieron por su cuenta.

La ley de “puentes” para las zonas de baño sólo preveía la concesión de permisos en presencia de planes para la subdivisión municipal y golpeaba duramente los sueños de Guido Van Alphen.
La tierra ya no se podía vender y no pagaba a los propietarios, que también invirtieron en otras tierras en Monte Nai y Piscina Rei (hectáreas de tierra en Piscina Rei y otras hectáreas a lo largo de la costa de Sarrabus, el llamado “Monte Nai”) que le permitieron seguir adelante hasta 1967.

Guido trató de seguir su sueño dirigiendo también el Hotel Califfo entre Cagliari y Villasimius, pero el final llegó en 1971 cuando las autoridades fiscales italianas le pidieron impuestos no pagados por los actos de venta de los que él era el fiscal.

Fueron Yvan Verschelden y Herman Taillieu quienes completaron el proyecto.

El fin de todo había llegado, lo perdió todo y sus sueños terminaron, regresó a casa.
“En Cerdeña -escribió hace unos años en una carta- no me queda nada. Sólo dejé mi corazón”.

Deja que tus amigos conozcan la historia de Costa Rei!

WhatsApp chat